“Vino el amor” termina este domingo.

A unos días del final de la telenovela “Vino el amor”, el protagonista Gabriel Soto destacó el talento joven que forma parte de esta historia, sobre todo el de la rusa Irina Baeva, quien a tres años de haber llegado a México, habla muy bien español.

Gabriel Soto destacó al ambiente al interior del equipo, así como las locaciones y a “la gente joven que están en la novela”, junto con los actores de experiencia como Azela Robinson; además de “la gente nueva que vino a Televisa a hacer esta proyecto es gente bien talentosa”, presumió el actor. Agregó que con este proyecto ha aprendido mucho sobre el proceso de hacer vino.

En entrevista en cabina con Maxine Woodside, Gabriel Soto comentó que, pese a las críticas hacia su personaje, “la vida es así. Se deja manipular por sus hijos. Y los que somos padres, sabemos que tus hijos son antes que cualquier cosa”.

Además de reconocer el trabajo de sus compañeros, Soto subrayó el papel de Irina Baeva, quien “está trabajando de memoria, lo cual no es nada fácil”.

“Vino el amor” llegará a su fin el próximo domingo, con un capítulo especial de dos horas.

El protagonista de la historia recordó que la historia se desarrolla en Sonoma, Estados Unidos, razón por la que en ocasiones se habla en inglés. Sin embargo, por el tema de los migrantes en Estados Unidos, el capítulo se grabó en un viñedo de San Miguel de Allende.

Sobre las telenovelas, el actor señaló que no desaparecerán. Asimismo, destacó que México exporta sus historias a más de 150 países, subrayando que “Vino el amor” es un éxito en España y Estados Unidos, países donde encuentra en primer lugar.

En otros proyectos, Gabriel Soto adelantó que, junto con Irina y con Cecilia Galliano, montará la obra “¿Por qué los hombres aman a las cabronas?”, la cual ofrece “un mensaje de respeto entre pareja, y de dignidad”.

En el plano personal, Gabriel Soto comentó que siempre le ha gustado cuidarse y practicar box. Asimismo, presumió que su hija Elisa práctica la danza aérea y Miranda en natación y ballet. Además, Soto tiene una fundación dedicada a fomentar el box en niños de la calle.

Además, antes del teatro, Gabriel Soto tiene pensado hacer un viaje con su esposa, Geraldine Bazán, el primero que hacen como pareja desde que se casaron, hace un año.

Fuente: jgam

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

 
 
previous next
X